Amigos

Desde pequeños nos enseñan que a los amigos hay que cuidarlos. Estar cerca de ellos ocurra algo bueno o malo, que puedan contar contigo para cualquier necesidad. Estar disponible en cualquier momento, siendo capaz de dejar de lado asuntos importantes por el simple hecho de saber que un amigo se encuentra mal y necesita tu compañía.
 
Como una flor, se la riega y se la da ánimos a crecer… estando al lado de los amigos te permite a tí mismo también crecer como persona. Esas ocasiones en que te sientes mal, que nada puede ir a peor, y no ves otra solución mejor que dejar de existir… los buenos amigos son capaces de hacerte sentir mejor con su simple presencia. Ni siquiera hace falta decir una palabra, sino tan solo estar al lado…
 
Puede ser que a veces, no sepas quienes son realmente tus amigos hasta que realmente te faltan… sientes una necesidad, un vacio que nadie puede llenar, y que sabes que tu corazón se ha roto un poco más y estas cada vez más cerca de romperte como ser humano… Tal vez puedas recuperarte, llenar ese vacio, pero sabes que nada será igual… la vida nos va avisando y nos complica cada vez más. Según vamos avanzando por el sendero de los años, muchas otras vias se entrecruzan. Aparecen y desaparecen gente importante, y van moldeando tu caracter. Alguien que perdiste… puede volver a aparecer para ser tan solo alguien más, o volver a ocupar un puesto importante en la corte de tu corazón.
 
Romperse y reparar… ningun material puede ser roto y reparado muchas veces… y nuestro corazón no es distinto…
 
Klaud.-
Anuncios

Bad Girl

Remember the feelings, remember the days…
my stone-heart was breaking, my  love run away…
this moment I knew I would be someone else…
my love turned around and I fell…
Be my bad girl, be my gal, be my weekend lover but don’t be my friend
you can be my bad girl , but understand that I don’t need you in my life again
I’ll try to forget, I’ll try to get free…
my soul was tied up and finally got released…
don’t know if it’s better…
but I feel so ashamed…
I could be so hanged up with you…
Be my bad girl, be my gal, be my weekend lover but don’t be my friend
you can be my bad girl , but understand that I don’t need you in my life again
Original Cascada, cambiando genero y segundo estribillo

I

El niño ya llega a su adolescencia,
y olvida lo que en su vida tuvo lugar,
cosas que pudo recordar o no, se cobijan
en lo más profundo de su ser.
 
El cambio es irremediable,
comienza a tener unos sordidos desos,
y sus noches se vuelven amargas
cuando sus turbulentos sueños le abordan.
 
Es un gran paso que debe dar solo,
aunque lo da inconscientemente,
tal vez caiga, y se pierda
en una negrura que su infante pensamiento
no es capaz de alcanzar.
Klaud.-

La locura

Unos oscuros sueños me invaden el alma, y un fuerte tesón me oprime el corazón,
las noches se hacen insufribles, y cuando por ventura consigo dejarme llevar por las no tan sosegadas aguas del pensamiento, me levanto gritando y con las sabanas empapadas de mi profano sudor pegadas a mi piel.
Las alas de la bendita imaginación no me fueron concedidas, sino unas garras de infame maldición que me arrastran en cada anochecer hacia un lugar en el que la soledad, y la tristeza es poco comparada con la larga vida de penurias que me espera..
Hace horas hará que ha anochecido, y me encuentro en el camastro de un desvencijado hostal, murmurando palabras, con mi mente en otro lugar. Estoy en una habitación, y frente a mi un infante sostiene una hoja pueril. La negrura me rodea, y entonces el niño se transforma en una vaga sombra de susurrantes sonidos. Lo más próximo desaparecerá, y mi situación en este mundano lugar desatará mi ira y cólera, predice el prófugo de luz. Un aullido comienza a explotar en el nudo de mi voz, haciéndome despertar con mis obstruidos sentidos y el miedo a mi agarrado.
Los amaneceres traen la poca alegría que me queda, aunque me siento a escribir esos duros sueños que se abalanzan sobre mi en la oscuridad, que me van cortando los caminos que llevan a la sensatez que me atañe.
La locura se acaba apoderando de mi cabeza, dejándome en un pequeño recoveco del ser. Ver, sentir, saber, y no poder actuar es la vida que me espera.
 
Klaud.-