Fiends

Why do I have to live in this world following the laws of human society? Which power governs us looking for our good instead of their own? None
 
The incredible option of deciding, something that makes us unique, the opportunity to elect whatever we want to do has been cut by some frontiers established when we decided to root in a ground of poison and forever lasting death.
 
The need of living together has developed in the obligation of never going beyond boundaries, of having to coexist with humans and fiends. Those fiends that should be erradicated to assure a better living for real humans.
 
Klaud.-
Anuncios

La Cueva

Fue una epoca donde una amiga y yo nos escribiamos, esta es la respuesta
a uno de sus mensajes, el cual no pongo, por razones obvias, aunque podeis
saber la estructura ya que yo contesté de la misma forma…(Mayo 2004)
 
No, no debes desconfiar. Aunque no sepa si soy esa persona especial, no te quiero utilizar. Yo tambien he vivido en una cueva, y he notado esos sentimientos que ahora te empiezan a aflorar, no es ningún mal, sino tan solo la cruda realidad. He vivido, he soñado, no sabia distinguir mi mundo imaginario, hasta que por fín llegó mi salvador.
 
No discerno el antes del despues, pero por lo menos fluye mi vida, aunque eso hace que no vea el transcurrir de mi propia historia. Sale la luna y se pone el sol. No tarda el sol en aparecer y, la luna vuelve a desaparecer. Eso consigue que pueda apreciar el pasar de mis eternos dias, amargado en una cueva que me he creado. Corren por mis mejillas desmesuradas lágrimas que brotan del manantial de la tristeza.
 
No puedo ser feliz, ya que, habiendo salido de una cueva, caigo en otra parecida. Aunque ambas estan en mi mente, no conseguiré eliminar todos los hoyos en los que pueda caer, hasta que no haya conseguido reconocer a mi salvador.   
 
Alguien puede pasarse toda su vida en la cueva, y nunca acaba encontrando a su salvador. Se presentan falsos mesias, que profetizan sin saber cuantos antes que él tambien lo han intentado. Nunca se puede saber si ese nuevo profeta es el verdadero hijo de Dios, o tan solo otro loco chiflado.
 
Hay gran cantidad de respuestas que puedes dar, pero solo tú sabes cual es la correcta.
 
Estas en una cueva, y tu mente desvaria, estas enferma, pues no consigues que tus esfuerzos valgan para algo. Abres los ojos en la asfixiante oscuridad, y ves una luz que que se te acerca, y repentinamente se apaga; en ese breve instante puedes apreciar los rasgos de tu verdadero salvador, ya es hora de salir al exterior… 
 
Klaud.-